Centímetros cúbicos

Así deberías descartar un coche usado

4 defectos con los que deberías rechazar un coche de segunda mano

Daniel Valdivielso | Madrid | 12/03/2019

Algunos defectos deberían ponerte sobre aviso y hacerte descartar la opción de adquirir ese coche usado en el que te has interesado

Publicidad

La compraventa de vehículos usados en un mercado muy importante en España, donde cada año cambian de dueño más de un millón de vehículos. Sin embargo, no todos los vehículos se encuentran en perfecto estado e, incluso, algunos esconden defectos que nos deberían hacer descartar inmediatamente su compra. Evita riesgos con estos consejos:

1. Falta de historial

Un coche sin historial es un papel en blanco, con el que el vendedor puede jugar para hacerte creer que te llevas un coche en perfecto estado, con un número determinado de kilómetros y un mantenimiento exhaustivo cuando no tiene porqué ser así. Cuantos más datos puedas recabar a la hora de adquirir un coche, muchísimo mejor.

2. Rastro de reparaciones mal realizadas

Este punto es especialmente importante, sobre todo si se trata de reparaciones llevadas a cabo a raíz de un choque fuerte. Por eso, es más que recomendable inspeccionar en profundidad el vehículo y fijarse en detalles como piezas sospechosas, soldaduras a la vista o materiales extraños en lugares críticos del chasis.

Los 10 testigos de luz más raros de tu coche | motor.atresmedia.com

3. Incoherencias

Las incoherencias en cuanto a desgaste suelen indicar un problema más de fondo, y deberían hacernos descartar la compra del vehículo en cuestión. Cuando un coche tiene un alto desgaste en elementos como los discos de freno, los asientos, el volante o los pedales pero, a la vez, muestra un kilometraje muy bajo, existe una alta probabilidad de que nos estén intentando engañar.

4. Testigos incómodos

Exige probar el coche en marcha, arrancarlo, pararlo...y fíjate con atención en el cuadro de mandos. Todos los testigos de control deberían encenderse al dar el contacto y apagarse al arrancar. Si algún testigo de color rojo no se apaga tras arrancar o algún testigo no se enciende al hacer el "check", es señal de que hay un problema grave en el vehículo, y deberíamos descartar su compra.

Seguro que te interesa

Los mas vistos