EN LA SIERRA MADRILEÑA

El cuerpo de Blanca Fernández Ochoa apareció apoyado sobre una roca en plena subida al pico de la Peñota

La Policía descarta una caída accidental en la muerte de Blanca Fernández Ochoa. Según informa Manu Marlasca, el cuerpo de Blanca "se encontró semiapoyado" sobre una roca.

Publicidad
laSexta.com
  Madrid | 05/09/2019

Un guardia civil fuera de servicio que paseaba a su perro encontró el cadáver de Blanca Fernández Ochoa en el pico de la Peñota, en la sierra madrileña. A espera de los primeros resultados de la autopsia y de los informes toxicológicos, la Policía descarta que la deportista muriera por una caída accidental.

Según ha explicado Manu Marlasca, jefe de Investigación de laSexta, el cuerpo no estaba "desmadejado", sino "semiapoyado sobre una roca" en plena subida al pico de la Peñota. Esta zona es muy significativa, ya que en ella se encuentra el que se cree que es el pino silvestre más antiguo.

El cuerpo de la esquiadora se encontraba en un estado de descomposición acelerado, debido a las altas temperaturas, las lluvias y porque, según los primeros indicios, falleció hace más de una semana.

Además, los miembros de la investigación encontraron la mochila de Blanca a una altitud de entre 1.600 y 1.700 metros. En ella no llevaba ningún saco de dormir, algo que la familia llegó a apuntar durante el dispositivo de búsqueda.

Lo que sí encontraron en el interior de la mochila fue el ticket de la compra que la esquiadora realizó en un centro comercial antes de su desaparición.

La intensa búsqueda por la sierra de Madrid

La Policía Nacional alertó el pasado sábado de la desaparición de Blanca Fernández Ochoa y pidió la colaboración ciudadana ante el alto riesgo de la desaparición. La noticia causó gran revuelo en toda España, que vivió en vilo el dispositivo de búsqueda.

La alerta obtuvo sus frutos, y justo al día siguiente el hermano de la deportista localizó el coche en el que desapareció, un Mercedes clase A negro, en el parking del Parque Nacional de las Dehesas, cerca de Cercedilla, en la sierra de la Comunidad de Madrid.

La hija de la medallista olímpica ya había alertado de que su madre le había dicho que se iba unos días a hacer senderismo. Fue ella misma quien denunció la desaparición de Fernández Ochoa al extrañarle que no se hubiera llevado el móvil y que no diera señales de vida.

Precisamente la zona donde se encontró el vehículo es una localización donde la gente acude para hacer senderismo. Fue en ese momento cuando la Policía Nacional organizó el dispositivo de búsqueda en todo el perímetro del parque.

Desde el primer momento, la Policía descartaba el secuestro como motivo de la desaparición, y en una rueda de prensa los agentes confesaron que barajaban la hipótesis de la desaparición voluntaria y que confiaban en encontrarla con vida.

La propia familia de Blanca Fernández Ochoa también se mostraba optimista y confiaban en que apareciera pronto. Ellos defendían que "la única hipótesis" que barajaban es que "haya sufrido un accidente". Finalmente la mañana del miércoles 4 de septiembre llegó el trágico desenlace.

Seguro que te interesa