NO LLEVABA SACO DE DORMIR EN LA MOCHILA

La Policía descarta una caída accidental de Blanca Fernández Ochoa

Los investigadores han encontrado la mochila de Blanca Fernández Ochoa y en ella no llevaba saco de dormir. Además descartan como causa de la muerte una caída accidental de la medallista.

Publicidad
laSexta.com
  Madrid | 04/09/2019

La Policía ha descartado como causa de la muerte de Blanca Fernández Ochoa una caída accidental en el pico de La Peñota, según ha podido saber el jefe de Invesigación de laSexta Manu Marlasca. Los investigadores afirman que la medallista olímpica no se precipitó desde ningún punto ni voluntaria ni accidentalmente ya que, según la inspección tecnicopolicial, desde ese punto no es posible una caída.

El estado del cadáver ha impedido cualquier otra valoración por parte de los investigadores, pero las primeras inspecciones descartan que la muerte se haya producido por algún traumatismo. Según ha podido saber laSexta, Fernández Ochoa llevaría fallecida más de una semana: así lo apuntan los primeros indicios, que detallan que el cadáver tenía claros síntomas de descomposición. Será la autopsia la que determine el momento exacto y las causas del fallecimiento.

Miembros de la investigación han encontrado la mochila de la exesquiadora a una altitud de entre 1.600 y 1.700 metros. En ella no llevaba saco de dormir, algo que apuntó un portavoz de la familia durante la búsqueda.

Otro dato revelador apunta a que el cuerpo es efectivamente el de la medallista: en el interior de esa mochila se encontraba el ticket de la visita que hizo a Hipercor el 24 de agosto, cuando fue grabada por las cámaras del centro comercial de Alarcón.

Se confirmó el peor desenlace tras varios días de búsqueda

Tras largas jornadas de búsqueda se han confirmado las peores noticias. Durante la mañana de este miércoles un guardia civil y un perro del cuerpo fuera de servicio encontraban en las proximidades del pico madrileño de la Peñota el cuerpo de una mujer que, según la primera inspección ocular, pertenece a Blanca Fernández Ochoa. Se ponía fin así a un dispositivo de búsqueda que llevaba activo desde que, el pasado fin de semana se alertó de la desaparición de la esquiadora, de 56 años y madre de dos hijos.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Collado Villalba ha levantado el cadáver durante la tarde de este miércoles y ya ha sido trasladado al Anatómico Forense para proceder a realizar la autopsia.

Un vecino asegura que la vio tras su desaparición

La medallista olímpica se cruzó poco antes de su desaparición con un vecino de Cercedilla al que dijo que iba al Pico de La Peñota. A este hombre, de unos 40 años, Blanca le aseguró que se dirigía a esa montaña y al despedirse de él para supuestamente iniciar la ruta le dio un beso a la estatua de su hermano Francisco, que estaba cerca, y se santiguó, según las fuentes.

Esta estatua se erigió en Cercedilla en 2006 poco antes de la muerte del medallista olímpico, que aparece con los brazos en alto celebrando un título.

El pico de La Peñota, una zona aparentemente sencilla

El pico de La Peñota tiene una altitud de 1945 metros y se trata de una de las montañas más importantes de la Sierra de Guadarrama. Su cara sur pertenece a la Comunidad de Madrid y zona la norte, a la provincia de Segovia.

Se trata de una zona que no exige de demasiados conocimientos técnicos pero, eso sí, es muy boscosa y cuenta con muchos helechos. Algo que podría haber impedido la localización del cadáver de Blanca Fernández Ochoa en los primeros rastreos.

Fernández Ochoa, la mejor esquiadora de todos los tiempos

Blanca Fernández Ochoa fue la mejor esquiadora española de todos los tiempos y es que es la única medallista olímpica en unos Juegos Olímpicos de invierno que ha dejado nuestro país.

La esquiadora no lo consiguió en Calgary, donde una caída evitó que lograra el oro en 1988. Fue en 1992 cuando tuvo frente al televisor a todo un país: en Albertvile, Francia, llevó al éxtasis a toda España con solo 45 segundos de eslalon.

Allí estaban animándola sus siete hermanos, entre ellos Paco, el pionero del esquí en España y la persona que animó a Blanca a seguir sus pasos tras haber logrado este el oro en Sapporo 72. Las portadas de los periódicos reflejaron la hazaña y Cercedilla vivió una gran fiesta.

Blanca abandonó el esquí profesional ese mismo año tras haber ganado cuatro pruebas de la Copa del Mundo, haber sido abanderada olímpica en dos ocasiones y recibir el Premio Reina Sofía a la mejor deportista española y la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo.