Precio de la luz

La luz marca su sábado más caro de la historia pese a una leve caída

Por primera vez en los últimos ocho días, el precio de la electricidad en el mercado mayorista ha registrado un retroceso, lo que no impide que se siga superando la barrera de los 300 euros por megavatio hora.

El precio de la electricidad en el mercado mayorista (pool) ha caído este sábado por primera vez en los últimos ocho días, concretamente cerca de un 1 %, hasta situarse en 306,33 euros el megavatio hora (MWh), su precio más alto de la historia para un sábado y el segundo más elevado de toda la serie histórica.

Pese a este descenso, el precio de la luz será un 28 % más caro que el sábado pasado, hace justo una semana, y casi septuplica el valor que marcó el pool durante el tercer sábado de diciembre del año anterior (44,26 euros).

Así, la electricidad marcará este sábado, día en el que disminuye la actividad económica y la demanda energética es menor, su segundo precio más alto de la historia, solo por detrás del récord de 309,2 euros/MWh registrado ayer.

Además, la electricidad superará por tercera vez la barrera de los 300 euros/MWh, y continúa sin bajar de los 200 euros/MWh, un valor que se alcanzó en casi el 70 % de los días de octubre, en el 45 % de los días de noviembre y en casi el 90 % de los de diciembre.

Por franjas horarias, el precio máximo para hoy se registrará entre las 20:00 y las 21:00 con 342,03 euros/MWh, mientras que el mínimo será de 265,77 euros/MWh entre las 4:00 y las 5:00 de la mañana.

En lo que va de mes, el precio medio de la electricidad se sitúa en 235,26 euros/MWh, un 22 % más que la media registrada durante el mes de noviembre (193,43 euros/MWh), y un 18 % por encima de la de octubre (200,06 euros/MWh), el mes más caro hasta la fecha.

Los precios del mercado mayorista repercuten directamente en la tarifa regulada o PVPC, a la que están acogidos casi 11 millones de consumidores en España, y sirve de referencia para los otros 17 millones que contratan su suministro en el mercado libre.

La escalada de precios que afecta a gran parte de Europa se debe, entre otros factores, al encarecimiento del gas en los mercados internacionales, que se emplea en las centrales de ciclo combinado y que marcan el precio del mercado en la mayoría de las horas, y el aumento del valor de los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2).

laSexta / Noticias / Economía
Más sobre este tema