En Reino Unido

Las claves del informe que apuntala el 'Partygate' y pone contra las cuerdas a Boris Johnson en Reino Unido

Los 37 folios que ha entregado la funcionaria Sue Gray detallan lo ocurrido en varias fiestas celebradas entre el 20 de mayo de 2020 y el 16 de abril de 2021, cuando el Reino Unido cumplía con unas estrictas medidas restrictivas para contener el COVID-19.

En breve

La funcionaria Sue Gray ha sido la encargada de elaborar el esperado informe independiente sobre el escándalo del llamado "partygate", las fiestas en Downing Street durante la pandemia.

En el informe, Sue Gray pedía al Gobierno asumir la responsabilidad de lo ocurrido y criticaba el elevado consumo de alcohol en estos eventos. Una semana después, los conservadores británicos han forzado una moción de confianza en la que, a pesar de que Johnson ha conseguido mantenerse en el poder, se ha constatado la pérdida de la confianza de más del 40% de sus parlamentarios. En concreto, Johnson ha apercibido 211 votos para su permanencia, y 148 en contra.

A continuación, hacemos un repaso a las claves del documento, compuesto por 37 folios, en los que se detalla lo ocurrido en varias fiestas, que se celebraron en el periodo entre el 20 de mayo de 2020 y el 16 de abril de 2021, cuando el Reino Unido cumplía con unas estrictas medidas restrictivas a fin de contener la propagación de la COVID-19.

Boris Johnson, señalado

El dossier señala que el liderazgo del Gobierno británico debe asumir la responsabilidad de lo ocurrido en estos eventos y señala que, en medio de la pandemia, cuando el Gobierno pedía a los ciudadanos unas fuertes restricciones, algunos comportamientos en torno a estas reuniones son "difíciles de justificar".

Inacción del Gobierno

La funcionaria critica que, con la celebración de estos eventos, hubo "un grave fracaso" en cumplir con "los altos estándares que se esperan de aquellos que trabajan en el corazón del Gobierno". También señala que, a veces, "parece que se pensó muy poco en lo que estaba sucediendo", "los riesgos que presentaban para la salud pública y cómo podrían aparecer ante el público".

Liderazgo cuestionado

El informe resalta que hubo "fallos de liderazgo y juicio" de diferentes personas en la residencia de Downing Street y algunos eventos "no debieron permitirse" en la forma en que se celebraron.

Críticas por el alcohol

Gray hace hincapié en que el consumo excesivo de alcohol no es apropiado en un lugar de trabajo y recomienda que se tomen medidas para garantizar que todos los departamentos del Gobierno cuenten con una política clara sobre el consumo de alcohol en el trabajo.

El jardín como lugar de trabajo

La funcionaria hace referencia a una reunión en los jardines de Downing Street al indicar que el uso de ese jardín debe estar reservado para el primer ministro y los residentes privados de los números 10 y 11 de Downing Street (residencia oficial del jefe del Gobierno y el ministro de Economía, Rishi Sunak).

Un clima hostil para la discrepancia

Algunos miembros del personal querían plantear inquietudes sobre los comportamientos que presenciaron en el trabajo, pero a veces se sentían incapaces de hacerlo. Gray subraya que ningún miembro del personal debe sentirse incapaz de informar o desafiar la mala conducta donde la presencian, según el informe.

Doble rasero

Gray resalta que, cualquiera que fuese la intención inicial, lo que sucedió en muchas de estas reuniones y la forma en que se desarrollaron no coincidían con la normativa antiCOVID, incluso teniendo en cuenta las presiones extraordinarias a las que estaban sometidos los funcionarios y asesores.

Un análisis ético y no legal

La funcionaria ha dejado claro que su misión no era investigar comportamientos criminales por parte del liderazgo en Downing Street y los funcionarios que trabajan en la residencia, sino evaluar la conducta ética en un contexto de crisis sanitaria sin precedentes. Gray agrega que, en el Reino Unido, la pandemia de la covid-19 ha tenido un "impacto sísmico" en todos los aspectos de la vida del país.

Más fotos comprometedoras

En el dossier se incluyeron varias fotografías en las que se puede ver al primer ministro participar en algunos eventos, sonriendo y levantando una copa de vino en señal de celebración.

Johnson defiende que no mintió

Tras la publicación del informe, Boris Johnson se defendió, asegurando que no mintió al Parlamento cuando dijo que desconocía que se hubiese violado la ley con las fiestas en sus oficinas durante la pandemia.

Ante la Cámara de los Comunes, el primer ministro británico expresó su deseo de que el país "deje atrás" el escándalo y reiteró que ignoraba que en su ausencia las fiestas en Downing Street hubiesen infringido las reglas.

Además, como ya había hecho en anteriores ocasiones, se disculpó por haber participado en su celebración de cumpleaños el 19 de junio de 2020, por lo que fue multado por la policía, y ha asumido "plena responsabilidad" por lo sucedido en Downing Street, como le reclama el informe de Gray, aunque repitió que no piensa dimitir. "Cuando vine a esta cámara y dije con total sinceridad que las reglas y las normas se habían seguido en todo momento, es lo que creía cierto", ha dicho el primer ministro.

Ahora, el conservador ve en la moción de confianza "una oportunidad para poner fin a meses de conjeturas" sobre su futuro político. "Esta noche es una oportunidad para poner fin a meses de conjeturas y permitir que el Gobierno trace una línea y siga adelante, cumpliendo con las prioridades de la gente", detalla en un comunicado.

laSexta / Noticias / Internacional
Más sobre este tema