Elecciones presidenciales y legislativas

Cómo son y cómo funcionan las elecciones en EEUU 2020

Las votaciones tendrán lugar este año el próximo 3 de noviembre. Junto al presidente y el vicepresidente también son elegidos los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado.

En breve

Las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020 se celebrarán el próximo 3 de noviembre, y en ellas se decidirá si Donald Trump renueva su mandato o si Joe Biden consigue convertirse en el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Será la 59ª ocasión en que los estadounidenses decidan quién será presidente para los próximos cuatro años.

Según la Constitución de los EE.UU., el país es una república federal compuesta de 50 estados, el distrito federal de Washington y varios territorios asociados, entre los que se encuentran Puerto Rico o Guam. El país se rige por la separación de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial).

El poder ejecutivo lo regentan el presidente de los EE.UU., que además ejerce como jefe de Estado y comandante de las Fuerzas Armadas, y su equipo de Gobierno. El mandatario es elegido mediante sufragio indirecto, ya que los votantes eligen representantes en cada estado, y estos son los que durante el proceso conocido como Consejo Electoral votan por el candidato de su partido. A continuación te explicamos el proceso de elección del presidente de los EE.UU..

¿Cómo se eligen los candidatos?

Para postularse como presidente de los EE.UU. los candidatos deben cumplir tres requisitos, según recoge la página oficial del Gobierno estadounidense. Estos son:

  • Ser ciudadano de EE.UU. por nacimiento.
  • Haber cumplido los 35 años.
  • Haber residido durante 14 años completos en EE.UU.

Los candidatos de los partidos son elegidos por los miembros de cada formación en cada estado. Existen dos vías en estas elecciones previas. Una es la de elecciones primarias, que organiza la administración del Estado, en la que los miembros de los partidos eligen a su candidato mediante voto oculto.

Por otro lado, hay estados en los que la elección se determina mediante asamblea. Estas asambleas se denominan 'caucus', y eligen a su candidato predilecto tras una reunión financiada por el mismo partido. Este sistema se conserva en los estados de Iowa, Maine, Nebraska, Kansas, Wyoming y Dakota del Norte, como se puede comprobar en la web El Orden Mundial.

Una vez escogidas las opciones, los partidos organizan su Convención Nacional, en la que los delegados de cada estado votan a su candidato. El ganador de esta votación pasa a ser el candidato presidencial, y denomina a la persona que, de vencer en los comicios, se convertirá en vicepresidente.

¿Cómo se elige al presidente?

Los ciudadanos están llamados a votar en las urnas el martes siguiente al primer lunes de noviembre. Los requisitos para votar están detallados en la web oficial del Gobierno y son los siguientes:

  • Tener la ciudadanía estadounidense.
  • Cumplir los requisitos de residencia del estado donde se va a votar (pueden cumplirlos aun sin vivir en él).
  • Tener 18 años el día de las elecciones.
  • Estar inscrito para votar (eso no necesario en Dakota del Norte).

De esta votación quedan excluidos los no ciudadanos (incluso los residentes permanentes con 'Green card', el permiso para extranjeros), algunas personas condenadas por delitos graves, ciertos discapacitados mentales (las normas varían dependiendo del estado) y los ciudadanos de estados asociados como Puerto Rico, como se recoge en la web oficial del Gobierno estadounidense.

El día de las elecciones (o semanas antes si se vota por correo), los votantes muestran su apoyo a un candidato. Para cada estado hay asignado un número de electores del Consejo Electoral igual al de miembros del Congreso (Cámara de Representantes y Senado). Por tanto, actualmente hay 538 electores que los candidatos pueden obtener. El candidato presidencial gana si consigue un mínimo de 270 de apoyos en el mencionado Consejo Electoral.

Un candidato que venza en un estado gana todos los electores en ese territorio. Esto significa que el candidato con el mayor número de votos a nivel nacional (lo que se denomina como voto popular) no gana necesariamente las elecciones. Se han dado varios casos a lo largo de la historia en que un vencedor tuvo menos votos en total que su contrincante, pero ganó en estados claves. Los casos más recientes son el de George W. Bush contra Albert Gore Jr. en 2000 y el de Donald Trump contra Hillary Clinton en 2016, como recoge el Archivo Nacional de los EE.UU.

El presidente elegido ejerce su mandato durante cuatro años. De ser el primero, al finalizar esta presidencia puede optar una vez a la reelección, por lo que, como máximo, puede presidir el despacho oval durante 8 años.

El Día de la Inauguración presidencial

El evento que tiene como acto central la toma de posesión del presidente se conoce como el Día de la Inauguración Presidencial. Éste se produce en el Capitolio de Washington el 20 de enero tras las elecciones (o el 21, si el 20 coincide en domingo).

La ceremonia consiste en la toma de juramentos del vicepresidente y presidente electos por parte del presidente de la Corte Suprema. Tras la jura, el presidente da un discurso inaugural para iniciar su mandato. Otros actos incluyen el paseo presidencial, la salida honoraria, la ceremonia de la primera firma como presidente y la revisión de tropas, como se recoge en la web oficial del Gobierno de EE.UU.

Elección de miembros del Congreso

Junto a las elecciones presidenciales se celebran también las legislativas para renovar el Congreso, que en EE.UU. es bicameral. Lo integran el Senado, que está compuesto por 100 senadores, y la Cámara de Representantes, con 435 miembros. Estas cámaras tienen diferentes tiempos de renovación, como se puede comprobar en el portal del Gobierno.

El Senado se renueva por tercios cada dos años, por lo que un senador ofrece un servicio de seis años. Hay dos senadores para cada uno de los 50 estados que forman el país. Los candidatos al senado deben tener al menos 30 años, ser poseedor de la ciudadanía estadounidense al menos durante nueve años y residir en el estado al que quiere representar.

La Cámara de Representantes es elegida cada dos años: durante las elecciones presidenciales y a mitad de mandato. Los elegidos defienden en el Congreso los intereses del estado que representan. Cada estado tiene un número de miembros en función de su población. Un representante debe de tener al menos 25 años de edad para ser elegido, además de haber sido ciudadano estadounidense por al menos siete años, y vivir en el estado que desea representar.

LaSexta / Noticias / Internacional / Elecciones EEUU 2020