El principal escollo, el juez De Prada

Gobierno y PP rompen las negociaciones por el CGPJ y hablan de "diferencias" y posturas "irreconciliables"

Fuentes del PP indican a laSexta que los socialistas han planteado que "el juez Prada forme parte del Consejo como vocal". Se trata del magistrado al que vetaron junto a Victoria Rosell. Desde el PSOE asegura que "todo estaba cerrado, incluso la representación de Unidas Podemos, pero la oposición ha decidido seguir bloqueando".

Las negociaciones para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se han roto cuando estaba a punto de cerrarse el acuerdo. Gobierno y Partido Popular no han logrado cerrar el pacto debido a que "se constatan diferencias importantes que impiden alcanzar cualquier tipo de acuerdo". Así lo han trasladado fuentes 'populares' a laSexta, asegurando que ellos "mantendrán la coherencia en las condiciones planteadas".

No tiene la misma percepción el PSOE, que asegura a esta cadena que "todo estaba cerrado, incluso la representación de Unidas Podemos, pero la oposición ha decidido seguir bloqueando". Así, dejan claro que "todo tiene un límite" y acusan a los 'populares' de "no tener ninguna responsabilidad de Estado". Creen, además, que en la oposición están "acomplejados con la trama Gürtel".

Fuentes del Gobierno han manifestado a Efe que en las conversaciones se ha constatado que las líneas rojas del Gobierno y las del PP son "irreconciliables" en este momento. Por ello consideran que si alguien modifica su actitud, tendría sentido volver a sentarse para negociar, pero por el momento no se ha fijado un plazo para ello.

Las negociaciones se han dinamitado, según fuentes del PP, porque el PSOE plantea que de Prada forme parte del CGPJ"

Las negociaciones se han dinamitado, según fuentes del PP, debido a que el PSOE ha planteado que José Ricardo de Prada, uno de los jueces del caso Gürtel, forme parte del Consejo del CGPJ. Un magistrado al que el PP vetó junto a Victoria Rosell, por considerarlos cercanos a Podemos.

Este juez no ha sido elegido por sus compañeros dentro del turno judicial ni ha recogido avales para ello, informan desde el Partido Popular. "Se trata de un fraude de ley. Es un juez que pretende por la puerta de atrás, por el turno de juristas, sin haber recabado los avales suficientes de sus compañeros", sentencian en el partido de Casado.

Su portavoz de Justicia, Enrique López, a preguntas de laSexta sobre cuál es el escollo, ha sido rotundo: "La pelea dentro de la coalición de Gobierno". Es, a su juicio, lo que ha hecho "descarrilar" el acuerdo, y ha emplazado a Pedro Sánchez a que "solucione sus disputas con Unidas Podemos y con Iglesias, y que nos llame cuando lo haya solucionado": "Sánchez no puede reforzar su coalición con Podemos sacrificando la Justicia".

Por su parte, Carmen Calvo ha acusado al PP de "negarse a cumplir sus obligaciones" y no ser "razonable". La vicepresidenta no ha querido detallar los motivos por los que el acuerdo se ha incumplido, pero sí ha asegurado que se conseguirá alcanzar un pacto "aunque nos cueste más trabajo del que debería". Asimismo, en respuesta a otros grupos políticos, ha defendido que "nadie se está repartiendo nada, sino que las Cortes Generales tienen que seleccionar" a los miembros de este órgano.

Carmen Calvo ha acusado al PP de "negarse a cumplir sus obligaciones" y no ser "razonable"

Por su parte, Victoria Rosell se ha preguntado si la formación liderada por Casado "está vetando la anticorrupción o el feminismo" al poner como condición que ella no entre a formar parte del Consejo del poder judicial. "Ese veto no me retrata a mí, sino a quienes tendrían que explicar qué es lo que están vetando", ha señalado en 'RTVE'. Defiende, además, que ella puede "estar orgullosa del servicio que dio a la ciudadanía al apartar de la carrera judicial a un juez corrupto que servía a los intereses de un ministro corrupto del PP".

El nuevo fracaso de las negociaciones entre el Gobierno y el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial aboca al órgano de gobierno de los jueces a seguir en una situación de interinidad tras haber cumplido el pasado 4 de diciembre dos años en funciones.

Los vetos planteados son los que han hecho encallar finalmente el diálogo que se había retomado la pasada semana, una vez celebradas las elecciones catalanas, tras una conversación telefónica entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado. En ella, ambas partes expresaron su disposición a negociar también las renovaciones pendientes de otros órganos constitucionales, pero Casado reiteró que mantenía sus condiciones para el CGPJ, entre ellas que Unidas Podemos no participara en la negociación y que se avanzara en la despolitización de la Justicia.

Desde entonces, las conversaciones han estado encabezadas por el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, y el secretario general del PP, Teodoro García Egea. El representante de los populares aseguró al inicio de esta semana que el Gobierno había atendido su petición y que el partido de Pablo Iglesias había quedado fuera de la negociación.

Pero tanto desde la parte socialista del Ejecutivo como desde el propio PSOE se aclaró que quien negociaba en nombre del Gobierno lo hacía en representación de los dos socios que lo conforman, el PSOE y Unidas Podemos. También desde esta fuerza política se aseguraba que no estaban relegados y afirmaban estar muy tranquilos ya que confiaban en la lealtad de los socialistas en este asunto.

Así las cosas las negociaciones prosiguieron y se daba por inminente un acuerdo antes de que el pleno del Congreso votara el jueves a los miembros del Consejo de Administración de RTVE, pero finalmente sólo se pudo pactar el nombre de los consejeros del ente público. Este nuevo fracaso da continuidad a la falta de acuerdo del pasado mes de noviembre pese a que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, llegó a darlo por hecho y dijo que sólo faltaba hacerlo público.

LaSexta / Noticias / España