laSexta accede al sumario

El centro de menores conocía el caso de las niñas prostituidas en Madrid y nadie denunció: "Volvía con aspecto de 'Yonki'"

La denuncia de lo que estaba pasando con las menores de Madrid partió de una ciudadana en abril pero aunque el centro sabía lo que pasaba, nadie denunció.

Isabel Díaz Ayuso insiste en que la denuncia del caso de las niñas tuteladas prostituidas y drogadas partió de la Comunidad de Madrid, pero según se desprende de las diligencias, a las que ha accedido laSexta, la Policía llevaba cuatro meses siguiendo la pista de esta red.

La investigación comenzó el 15 de abril gracias a la información aportada por una ciudadana. Así lo demuestra el informe policial, que expone que "se iniciaron a raíz de informaciones de la ciudadana (...), quien informó sobre la situación de una menor de trece años de edad, la cual pudiera encontrarse ejerciendo la prostitución con la anuencia de su padre".

Solo entonces, después de investigar, la Policía descubrió que la niña estaba en un centro de menores, tal y como apuntan las diligencias: "Se tuvo constancia que la testigo protegido (...) se encontraba tutelada por la Comunidad de Madrid".

Dos meses después de iniciar la investigación, la Policía tomó declaración de uno los educadores del centro de menores. "Se procedió a tomar declaración al educador de la residencia infantil donde se encontraba la menor (...) informando cómo (...) se fugaba habitualmente del centro, y cuando regresaba, lo hacía en unas condiciones de desamparo total, sucia, con aspecto de 'yonki'", señala el auto.

La residencia confirmó a la Policía que sabían que consumía droga, que tenía sarna y que practicaba sexo de riesgo. En agosto, la Policía descubrió que había otra menor "de 14 años" en circunstancias similares que "solicitó ayuda en vía pública refiriendo haber sido retenida en un local durante tres días y haber sido violada".

Es entonces, el 1 de septiembre, cuando un centro de la Comunidad de Madrid puso la primera denuncia sobre el caso. Y lo hizo porque así lo recomendaron los agentes: "Se decidió al objeto de iniciar los trámites de protocolo de delitos sexuales, la necesidad de que al menos desde el propio centro de menores se interpusiera denuncia, motivo por el que finalmente se interpuso".

Es decir, la Comunidad de Madrid denunció por primera vez cuatro meses después de que la Policía Nacional iniciara la investigación.

El horror de las niñas

Las diligencias policiales sobre la red, que se saldó con 37 detenidos, contienen el testimonio de varias víctimas. Una de ellas reveló que las menores eran violadas en diferentes narcopisos por parte de la organización criminal. Jóvenes que, según la Policía, utilizaban para traficar con droga y prostituirlas.

Una de ellas, de solo 13 años, también era prostituida por su propio padre, con el que consumía cannabis, cocaína y, según una testigo, mantenía relaciones sexuales. Según las diligencias a las que ha tenido acceso laSexta, el padre vendió a la menor "por dos bolsas de cocaína" a un joven de 22 años apodado como el 'Kalifa', miembro, según los agentes, de la organización criminal.

Este joven la llevó a un narcopiso donde se traficaba y consumía droga. Allí fue retenida y, según su testimonio, abusaron de ella: "Habiendo sufrido una violación en ese mismo lugar por el novio de 'La Negra'", reza el sumario.

Pero no fue el más duro que sufrió: en otra vivienda donde residía otro miembro de la organización, los abusos los recibió por varios adultos a la vez y, según relató a la Policía, fueron grabados: "'Metralla' me obligó a mantener relaciones sexuales con tres amigos suyos". Las diligencias, además, añaden: "Mientras practicaba relaciones sexuales, le apretaron muchos los pechos, dejándole marcas en los mismos, como moratones, todos ellos le agredían golpeándole por diversas partes del cuerpo".

Otra de las menores, de 14 años, fue retenida durante tres días en otro narcopiso y consiguió escapar hasta un estanco, donde pidió ayuda. "Un varón (...) le obligó a mantener relaciones sexuales durante dos días y medio. Refirió al personal médico haber sufrido una penetración anal y tener sangrado y dolor por la zona", apunta el escrito.

La Policía explica que a muchas de estas jóvenes las captaban en centros de menores y las enganchaban a sustancias como a la cocaína y al crack. Primero las convertían en traficantes y una vez que su grado de dependencia era demasiado alto, las prostituían.

laSexta / Noticias / Sociedad
Más sobre este tema