Tenía una orden de alejamiento

La familia de Pamela, presuntamente asesinada en Cambrils por su pareja: "Vivía con miedo"

"Me pidió que llamase a los Mossos por las palizas que le pegaba", ha relatado la madre a laSexta.

La familia de Pamela Salgado, la joven de 25 años presuntamente asesinada por su pareja este fin de semana en Cambrils (Tarragona), está destrozada. La peor parte es conocer el infierno por el que estaban pasando: "Vivía con muchísimo miedo. La tenía en un acoso total y le prohibía hablar con la familia", ha contado su madre a esta cadena.

La joven se había mudado a Cambrils hace tres años, donde vivía con su presunto asesino, un hombre de 53 años. Al parecer, no era la primera vez que la agredía, como prueban imágenes que ha proporcionado la familia en las que se ve los golpes y moratones en el cuerpo de Pamela.

"Anteriormente me había llamado para decirme que llamase a los Mossos de Esquadra por las palizas que le pegaba", ha explicado la madre.

El hombre, de 53 años, tenía prohibido acercarse a menos de 200 metros de Pamela Salgado por episodios anteriores de maltrato. La investigación ha acreditado que ambos discutieron el viernes por la mañana, que él se fue sobre las doce del mediodía, estuvo dos horas en un bar y regresó al domicilio de la víctima sobre las cinco de la tarde, según el auto de prisión.

"A las 17.18 horas se oyeron gritos de Socorro en el domicilio de la fallecida por una testigo y sobre las 17.30 se oyó por otro testigo un ruido seco en el suelo", señala el auto, al que ha tenido acceso laSexta.

Según la versión del acusado, se fue a las 17.30 y cuando regresó al chalé de la víctima, a las 20.30 horas, la encontró tendida en el suelo del salón y llamó al teléfono de emergencias 112. Sin embargo, el fiscal y la juez aprecian indicios de que la mató y esperó en el domicilio unas horas antes de llamar al 112 para que el cuerpo se enfriase y conseguir así una coartada.

El informe forense preliminar apunta a un estrangulamiento como posible causa de la muerte, aunque no es concluyente y la investigación está pendiente de nuevas pruebas. El auto de prisión es por los delitos de homicidio, violencia en el ámbito doméstico y quebrantamiento de condena.

laSexta / Noticias / Sociedad
Más sobre este tema