ESTREMECEDOR CRIMEN EN MADRID

La exnovia del descuartizador de Valdemoro le ayudó a trocear a la joven: en la cocina había restos guisados

La exnovia de Leandro, el descuartizador de Valdemoro, aseguró ante la Guardia Civil que ella le ayudó a trocear a la víctima, presa del pánico y después de que el detenido se lo exigiera. Los agentes encontraron la casa llena de sangre, con pedazos del cadáver en la cocina, algunos de ellos guisados.

Publicidad
laSexta.com
  Madrid | 21/10/2019

Poco a poco se van conociendo más detalles del crimen que esta semana estremeció a los vecinos de la localidad de Valdemoro. Leandro, un tatuador de nacionalidad colombiana de 27 años, ha sido enviado a prisión acusado de descuartizar a una joven de 18 años.

Según informa 'El Confidencial', la expareja del detenido, una joven colombiana de 21 años, fue quien formuló la denuncia ante la Guardia Civil. Ella se presentó en el cuartel con unas fotografías que pudo realizar al cadáver ensangrentado y envuelto en humo de la barbacoa de la casa.

La joven tomó esas dantescas imágenes en un momento en el que el descuartizador estaba despistado y lo hizo para que los agentes la creyeran. Según el citado medio, la chica llegó horrorizada y explicando que su novio había matado a una chica de 18 años y que la estaba descuartizando en ese justo momento.

"Mi exnovio ha asesinado a una chica de 18 años, española, de nombre Emilce, con la que se había visto un par de veces y la está descuartizando ahora mismo", señaló la pareja, que ha sido enviada a prisión provisional.

También reconoció que ella misma había ayudado al asesino a descuartizar el cadáver porque el propio Leandro se lo había exigido y, presa del shock y bloqueada por el pánico, accedió. Ella pensaba que si no lo hacía correría la misma suerte que la víctima.

Tras la alerta, los agentes de la Guardia Civil se dirigieron hacia la casa del detenido pero se lo encontraron en la calle trasportando los trozos descuartizados del cadáver, entre ellos el cráneo de la joven. Él, estaba cubierto de sangre.

Según apunta 'El Mundo', la casa de Leandro también era un reguero de sangre: había manchas por todas las plantas del domicilio y también restos del cadáver esparcidos. En la cocina se encontraron miembros humanos despedazados y guisados.

Leandro era admirador de Hannibal Lecter

En la casa de Leandro no solo encontraron la escena del crimen, también pudieron comprobar cuáles eran sus aficiones: tenía carteles de Hannibal Lecter, cuchillos, catanas y material para realizar ritos satánicos. Además, según El Mundo, en su perfil de Facebook se hacía llamar el carnicero tatuador.

Además, según sus allegados, Leandro sufría esquizofrenia pero no se medicaba y vivía de okupa en el chalé de Valdemoro donde fue detenido.

Seguro que te interesa

Los mas vistos