Suspensión de AstraZeneca

Las personas que se han puesto la vacuna de AstraZeneca, ¿tienen más o menos trombos que los que no?

laSexta Clave hace un repaso a todo lo que se sabe hasta ahora sobre los casos de trombosis y su relación con la vacuna y analiza qué efectos puede tener en los contagios la paralización -temporal o no- de la vacunación.

La vacunación con AstraZeneca se ha paralizado en España, y en otros países del entorno, de manera temporal hasta que se esclarezca si existe causalidad entre las dosis y una treintena de casos de trombos. En nuestro país solo se ha dado un caso y Sanidad informa de que la paciente ya se está recuperando.

Mientras el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo analiza los casos que se han notificado para esclarecer una posible relación, laSexta clave pone las cifras al problema: ¿los que se han puesto la vacuna de AstraZeneca tienen más o menos trombos que los que no?

Con los datos que se conocen de momento, parece que no. En Europa se han vacunado con Astrazeneca 17 millones de personas y que se sepa ha habido 11 casos de trombosis venosa cerebral.

La incidencia normal de este tipo de trombosis en la población general es de 1,5 a 3 casos por millón de personas. Si lo extrapolamos a esos 17 millones de personas, algo habitual sería tener entre 25 y 51 casos de este tipo de trombosis. Así, con lo que sabemos ahora, no está fuera de lo normal.

Ahora cabe preguntarse cuándo se va a obtener una decisión definitiva sobre el futuro de esta vacuna. En principio, será el jueves, 18 de marzo, cuando la Agencia Europea del Medicamento (EMA) de su veredicto. Luego le toca el turno a cada país, aunque previsiblemente harán lo que diga la EMA.

En el caso de España, ha optado por paralizar la vacunación durante 15 días, pero si la EMA da el visto bueno cabría la posibilidad de reanudarlo de inmediato.

El impacto de no vacunar con AstraZeneca

Con la paralización en la inoculación de las dosis de esta vacuna han quedado sin poner unas 720.000 dosis que ya estaban repartidas entre las comunidades autónomas. Además, en las próximas dos semanas tendrían que llegar en torno a un millón 300.000.

Esto supone que en las dos semanas de la paralización habrá unos dos millones de trabajadores esenciales de menos de 55 años que no podrán ser vacunados en este periodo. Esto, además, podría repercutir en un aumento de contagios.

Pero, si se diese el caso de que no pondremos nunca más las vacunas de AstraZeneca, ¿cuál sería el impacto sanitario? Teniendo en cuenta que hemos comprado 31 millones de dosis de esta fórmula, se puede estimar que sufriríamos unos contagios adicionales de entre 20.000 y 30.000 más. Esto con la incidencia que tenemos ahora, que en el futuro podría ser mejor o peor.

¿Qué ocurre con los que tienen puesta la primera dosis?

Si en 15 días se retoma la vacunación con AstraZeneca no habría problema con las personas que solo han recibido una dosis y que seguirían en plazo para recibir la segunda, diez o 12 semanas después.

Pero si se descartase por completo poner esta vacuna, habría tres opciones. La primera, dejarlo solo en una dosis ya que los últimos estudios parecen indicar que una sola dosis de AstraZeneca ya tiene una eficacia bastante alta, aunque no es la opción ideal.

La segunda: Revacunar. Es decir, volver a empezar con otra vacuna distinta. En este caso, lo más lógico sería usar Janssen, porque es de una sola dosis y simplifica el proceso.

Y la tercera, la más controvertida de momento: poner la segunda dosis de otra vacuna. No es descartable, porque en concreto AstraZeneca está en ensayos clínicos haciendo la prueba con Pfizer y Sputnik para ver si la combinación puede incluso mejorar la eficacia.

LaSexta / Programas de Tv / laSexta Clave