Acoso laboral

La realidad silenciada tras el acoso sexual en el trabajo: "Intenté quitarme la vida"

Gonzo debutó en Salvados con una investigación sobre el acoso sexual en el trabajo que contó con los dramáticos testimonios de varias mujeres que habían sido víctimas de este machismo.

En breve

Salvados estrenó nueva temporada por primera vez con Gonzo al frente con una investigación sobre el acoso sexual en el trabajo. Una dramática situación que viven diariamente muchas mujeres.

Un duro programa en el que las víctimas a las que entrevistó contaban las dramáticas situaciones que tuvieron que aguantar en sus trabajos por culpa del acoso de sus jefes y las consecuencias que ha tenido para ellas.

El calvario de Ana: "Intenté quitarme la vida"

Como Ana, que tuvo que pasar un infierno por partida doble ya que además del acoso sexual que del que fue víctima también sufrió la estigmatización por parte de su propio marido. Ana recordaba cómo tenía que hacer lo que quisiera su jefe "sí o sí". "Por mí misma no podía hacer ni decir nada, ni siquiera cuando quería ir al baño, él tenía todo bajo control".

Un acoso físico y mental que Ana sufrió durante nueve meses: "Me afectó mucho, hubo médicos, ingresos, tratamientos... Intenté quitarme la vida, me hizo polvo". Además, Ana lo ocultaba a su familia. "Se daban cuenta de que algo me pasaba, yo era incapaz de que mi marido me tocase, no podía acercarse a mí y eso fue creando problemas y distancias", recuerda y señala cómo cuando su marido se enteró de lo que pasaba se lo tomó muy mal. "Él al principio me culpó, dijo que lo que había hecho no era trabajar, era otra cosa", relataba.

Patricia "Debía dar un beso a mi jefe para salir de la oficina"

Patricia comenzó a trabajar como secretaria de alta dirección en Criteria Caixa, un puesto que parecía toda una oportunidad, pero que se convirtió, según ella misma relataba, en un auténtico infierno: "En un primer momento no podía creer que me hubiera pasado a mí, pero con el tiempo la cosa fue cambiando".

Patricia soportó el acoso durante tres años en los que cada tarde antes de irse debía despedirse de su jefe dándole un beso en la mejilla: "No podía irme de la oficina sin despedirme. Si él estaba reunido, yo tenía que esperar a que terminara la reunión".

Su jefe llegó incluso a querer controlarla: "Interfería en mis relaciones, con quién salía, con quién me juntaba, con quién me relacionaba. Me llamaba durante el fin de semana con pretextos de trabajo en los que me exigía saber dónde estaba y controlaba a qué hora me conectabas en WhatsApp. Se autoinvitaba a cenar a mi casa, cosa que nunca llegó a producirse, pero sí que lo intentó".

Luana: "Duele mucho que un abuelo te toque las tetas"

Durante los 20 años que Luana lleva trabajando en el servicio doméstico, en varias ocasiones ha sufrido acoso sexual. Harta de tener que hacer frente a este tipo de casos, decidió alzar la voz en Salvados para denunciarlas: "Es una realidad que nos pasa a todas nosotras".

"El hecho de que un abuelo venga y te toque las tetas, por muy mal que esté de la cabeza, duele mucho [...] Ni siquiera te preguntan, dan por asumido que te tienes que acostar, si por lo menos te preguntaran para que tuviera el lujo de decirles que 'no'...", denunciaba.

Isabel: "Fue un juego psicológico que te volvía totalmente loca"

Isabel denunció que su jefe la acosaba sexualmente, pero la dirección de El Corte Inglés en el que trabajaba no solo no actuó, sino que ascendió a su acosador. Además, Isabel recibió una indignante respuesta: "No te preocupes, ya sabes cómo es este hombre. Es muy simpático, tiene esas cosas. Pero no le hagas caso, él es así".

"A partir de ahí, fue a por mí", explicaba a Gonzo y destaca que "ellos le dijeron: 'Cuidado con esta, que está diciendo esto'". Así comenzó, en palabras de Isabel, "un juego psicológico que te volvía totalmente loca". "Un momento te acosaba sexualmente y al poco rato te estaba echando la bronca", rememoraba.

LaSexta / Programas / Salvados / Mejores momentos