Discrepancias notables

Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado: una relación con altibajos que termina como un culebrón turco

Sonrisas forzadas y promesas de fidelidad entre Ayuso y Aguado han caído en saco roto.

La relación de Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado empezó como tantas historias de amor de Hollywood: con química cero y queriendo quedar uno siempre por encima de otro.

Pero, poco a poco, el roce electoral fue haciendo el cariño. Fueron teniendo citas y encuentros que terminaron en matrimonio con régimen de separación de consejeros.

Sin embargo, ese matrimonio pronto empezó a tener problemas. Ciudadanos quería que se investigara a Ayuso por contratos sospechosos como el caso Avalmadrid y aunque celebraran sus aniversarios entre sonrisas y promesas de fidelidad, la falta de cariño político era más que evidente.

La poca sintonía parecía más aguda si cabe, al compararla con otra pareja madrileña que sí que parece funcionar: Almeida y Begoña Villacís.

Sin ocultar su cabreo, 24 horas después de la convocatoria electoral, Ignacio Aguado habló con laSexta Columna y no dudó en afirmar que Ayuso había puesto excusas porque quería convocar elecciones desde hacía un año.

LaSexta / Programas de Tv / laSexta Columna / Noticias